Informes de clientes, noticias y comunicados de prensa.

05/04/2016
Por la nueva ruta de la seda

Casi ninguna otra ruta comercial en el mundo se ha mitificado tanto como la ruta de la seda. Los casi 11.000 kilómetros de ruta terrestre entre China y Europa están actualmente renaciendo como alternativa al transporte aéreo y marítimo. DACHSER es una de las empresas que envía mercancías en tren. Luego las asigna a su red de grupaje y empresas como Wilo SE en Dortmund ya están recibiendo las recompensas.
Wilo-qinghai-tibet-railway
On the new Silk Road

En noviembre de 2015, este fabricante de bombas y de sistemas de bombeo que opera en todo el mundo abordó un desafío. En su fábrica china de Qinhuangdao, los motores de bomba para la fábrica central de Dortmund salieron de la línea de montaje demasiado tarde como para poder enviarlos por transporte marítimo. No obstante, la necesidad de los motores no era tan urgente como para justificar el gasto que suponía el transporte aéreo. Siguiendo el consejo de su colaborador DACHSER, Wilo se arriesgó por una nueva vía. Por primera vez, la empresa envió sus mercancías en tren por la nueva ruta de la seda. Sin embargo, esto era ya rutinario para el proveedor de servicios logísticos. Después de todo, varios clientes de DACHSER utilizan de forma habitual su servicio de contenedores LCL entre China y toda Europa.

 

Wilo-railway-route
Desde China hasta Kazajstán, pasando por Rusia y Bielorrusia, rumbo al centro de distribución en la ciudad polaca de Malaszewicze.

Del este al oeste en 17 días

En primer lugar, DACHSER Air & Sea Logistics Shanghai organizó la recogida de los motores de bomba y los envió en camión a lo largo de casi 1.000 kilómetros desde la fábrica de Wilo a Zhengzhou. Allí, las mercancías se cargaron en un contenedor LCL compartido. El operador ferroviario recibió entonces el contenedor cargado en la terminal y comenzó así el viaje a lo largo de la nueva ruta de la seda. Esta ruta ferroviaria atraviesa China y Kazajstán y pasa por Rusia y Bielorrusia antes de dirigirse al centro de distribución en la ciudad polaca de Malaszewicze. Una alternativa es la ruta transiberiana, que pasa a través de Manchuria antes de cruzar toda Siberia. Debido a los diferentes anchos de vía de esta ruta, el contenedor tuvo que cambiar dos veces de tren. En la estación de tren de destino en Hamburgo, DACHSER organizó el despacho aduanero para Wilo así como el posterior transporte en su propia red de grupaje y la entrega a Wilo en Dortmund mediante transporte de cercanías. DACHSER denomina “interlocking” a esta coordinación intermodal entre diferentes ámbitos empresariales.

“Desde la salida del tren en Zhengzhou hasta la entrega a Wilo en Dortmund, el envío LCL sólo tardó 17 días", afirma Alexander Nowroth, Business Development Manager Industrial y responsable de Wilo en DACHSER Air & Sea Logistics. Antonio Rodrigues, Group Inbound Logistics en Wilo, ya está planeando realizar otros envíos por tren debido a los beneficios sostenibles que ofrece: “El envío por transporte aéreo habría fácilmente generado 13 veces más emisiones de CO2”.

Wilo-railway-lake-baikal
Una alternativa es la ruta transiberiana por el lago Baikal

Antiguas rutas comerciales con nuevas tecnologías

El renacimiento de los trenes de mercancías en el comercio entre el este y el oeste se basa en la filosofía de la antigua ruta de la seda y está ayudando a China a desarrollar nuevas vías de negocio internacional a través de las ocho estaciones ferroviarias que actualmente cubren esa ruta. Las cosas han cambiado desde la guerra fría y actualmente esta ruta de transporte es fiable, segura y transparente: “Normalmente, los trenes llegan a tiempo y los operadores ferroviarios realizan informes de estado, al menos, cada día, lo que permite rastrear las mercancías por GPS”, afirma Helmut Lustinetz, Head of Global Partner Management en DACHSER Air & Sea Logistics.

En lo que respecta al volumen, el envío por vía ferroviaria es naturalmente un producto nicho comparado con el envío por vía marítima. No obstante, realmente merece la pena, especialmente cuando el tiempo de tránsito es un aspecto que se debe tener en cuenta (de 14 a 16 días comparado con los 38 a 45 días por vía marítima), pero no es lo suficientemente urgente como para asumir el gasto que supone el envío aéreo, que tarda de 3 a 6 días. Los expertos creen que el uso de esta ruta redescubierta aumentará notablemente en los próximos años. Será un nuevo y moderno episodio en la historia de la ruta de la seda.

Copyright © 2017 DACHSER SE. All rights reserved.
http://www.dachser.com/es/es/On-the-new-Silk-Road_1212.htm
Track and Trace